LA FLOTA COSTERA MARPLATENSE NO SE PUEDE PONER EN MARCHA

Desde la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera cuestionaron normativa de Prefectura que impide el ingreso a puerto de talleres navales y rederos. También están cerradas proveedurías marítimas. “Hasta mediados de abril no creo que podamos salir”, anticipó Sebastián Agliano.
Los problemas de operatividad de la flota pesquera con asiento en el puerto marplatense no se solucionaron con el protocolo sanitario acordado la semana pasada por los gremios marítimos y las cámaras armadoras.
Este miércoles la flota estaría en condiciones de volver al mar luego de haber estado suspendidas las zarpadas desde el lunes 16 de marzo pero serán muy pocos los buques que puedan hacerlo. En “Puerto Piojo,” donde opera la flota costera, no saldrá ninguno de los 45 barcos amarrados en el muelle 10 de la estación marítima local.
Así lo anticipó Sebastián Agliano, gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, ante la consulta de este medio. “Tenemos muchos problemas para alistar los barcos. Prefectura ha impedido el ingreso de talleres navales al puerto y eso genera complicaciones. Nuestra flota terceriza esa tarea y nadie ha podido entrar. Lo único que tenemos garantizado es el combustible”, dijo el dirigente.
Este medio accedió a una nota de Prefectura en que revela la situación del personal embarcado y el ingreso a puerto. Los tripulantes deberán presentar “sin excepción” fotocopia del libro de rol de la tripulación certificado por personal de la propia Prefectura.
Desde la fuerza aclaran que “no podrán realizarse, bajo ningún modo, tareas de mantenimiento en ninguno de los buques que se encuentran en este puerto ya que no se encuentran contemplados en el DNU 297/20”.
Es imposible pensar que la flota puede reanudar actividades con estas restricciones. Cuesta creer que Prefectura no comprenda que el aprovisionamiento de redes y la reparación de buques pesqueros forman parte de una misma cadena esencial productora de alimentos.
La flota tiene otros contratiempos adicionales, como la suba del costo de las fumigaciones y desinfecciones de los barcos, requisito incluido dentro del protocolo sanitario. Los valores se triplicaron. Lo que antes costaba tres, ahora cuesta diez. Y algunos tardan doce días pero otros completan en cuatro días.
La flota potera que ya tiene habilitada el área al norte del 44° S tiene otros problemas. El traslado de los tripulantes desde Corrientes hasta Mar del Plata para algunas empresas no es un procedimiento sencillo en estos tiempos de controles policiales y cuarentena.
Los que reanudarán la actividad son los estibadores en la rama del congelado. A pedido de algunas empresas de servicios y el gremio, el Consorcio desplegará el mismo operativo sanitario de emergencia que se montó por el arribo del Arsos.
Hay quince barcos congeladores, en su mayoría poteros, que esperan ser descargados, aunque para que no se aglomere tanta gente, desde la estiba acordaron descargar solo dos barcos por día. “En total, en los diferentes turnos, pasarán unos 120 trabajadores por el muelle”, anticipó Esteban González, del propio gremio.
El Consorcio dispuso de dos médicos entre las 7 y las 19 y la fumigación de los equipos de estiba. En caso de que exista algún trabajador con síntomas, dará intervención a Prefectura, que despliega un protocolo adicional, del que no trascendieron detalles. Prefectura no cede a su médico para los controles del Consorcio como se pensó en un principio. Tampoco lo tiene Sanidad de Frontera. Nazareno Di Giovanni, su coordinador, está de licencia y solo disponen de administrativos y auxiliares.
La descarga arrancaría con los poteros Millenium y Sur Este 502 que amarraron el 15 de marzo. Luego proseguirían con el Xin Ji Shi 91 y Gloria del Mar. Si se respeta el cronograma, después les tocaría al Navegantes II y al Hua Feng 802.
En tierra la actividad en las plantas de procesamiento se ha reducido un 70 por ciento según comentó Cristina Ledesma. La secretaria General del SOIP todavía sigue esperando por los subsidios, los bolsones con alimentos y la respuesta al pedido de poder generar trabajo con parte de la bodega de los poteros que tienen compromiso de reprocesar parte de la captura en tierra.
No solo Ledesma espera gestos de las autoridades. Desde empresas exportadoras advirtieron que se ha cortado el prefinanciamiento a las exportaciones que entregaban las entidades bancarias. “Por ahora lo bancamos con espalda propia, pero no se aguanta por mucho tiempo”, aclaró Fernando Mellino, presidente de Cafrexport.
“Ni siquiera se puede usar el canal de descuento de cheques. Salió un instructivo por los Repro pero todavía no está instrumentado. Para mí la prioridad número uno es el personal, es lo que más me preocupa”, expuso el industrial.
Con tantos obstáculos que tiene la industria para ponerse en marcha después de la parálisis que se generó con la suspensión de zarpadas a la espera del protocolo sanitario para prevenir contagios de COVID-19, el regreso será paso a paso. Casi que barco a barco.
Revista Puerto – Mar del Plata – Flota Costera.